¿Quiénes somos?

Quienes hacemos La Plaga, somos tres educadores costarricenses que también hemos tenido alguna formación artística. Los tres somos defensores del idioma materno, aunque desde distintas posiciones. Uno es terriblemente dogmático, otro pragmático y el tercero, Roncahuita, que es el que firma, prefiere ocuparse de Cinearte, aunque hace sus contribuciones a La Plaga.


Tenemos a su disposición tres diccionarios (pulse sobre los enlaces para ir a ellos) :



Cuando hablen o escriban por favor...

" A SHAKESPEARE LO QUE ES DE SHAKESPEARE Y A CERVANTES LO DE CERVANTES."



miércoles, 26 de mayo de 2010

La legitimación del bastardo


Por Emilio Bernal L.


Ya sé, ya sé que el título está impactante, chocante, casi grosero. Pero no es con mala intención. Vean ustedes. El decano del periodismo norteamericano, "The New York Times", acaba de publicar un artículo que celebra el bastardo (sí, el bastardo) al que quieren algunos legitimar dándole categoría de idioma. (¿Ven que se justifica?) La colaboración se titula "It's the Talk of Nueva York: The Hybrid Called spanglish". Según este articulejo, el "spanglish" está muy bien porque muchos hispanos hablan así, combinando los dos idiomas, tomando voces prestadas de uno y otro y revolviéndolas como en una mezcladora hasta que casi no se nota donde termina uno y comienza el otro.

Eso tiene un solo defecto: ¡equivale a despedazar dos idiomas a la vez! O sea, no hablar ninguno de los dos como se debe. Es destruir, que no construir. Es negativo, no positivo. Es como decir que delinquir está muy bien porque mucha gente lo hace. Y robar y asesinar también porque hay muchos ladrones y asesinos y, hombre, tienen que ganarse la vida.

Nos habla el escrito de una tal señora Haubegger, editora de la revista "Latina", especie de órgano para hispanas supuestamente bilingües (tendrán que serlo para entenderlo) y de otra llamada por el estilo, "Generation Ñ", de reciente creación. Y de la mezcolanza de los dos idiomas, que es muy útil, según afirma, porque al usar las palabras y frases que vienen más pronto a la punta de la lengua, pues mejor.

Nos aclara que en lugar de decir "estacionamiento" (porque dizque es voz muy polisilábica) usamos "parquin". Nada de eso, son los franceses los que han adoptado le parking. En todo caso nosotros usamos "parqueo", que es voz de pura cepa española, pues viene de "parque" y es moneda corriente en casi todos los países de habla hispana. Es verdad que mucha gente habla mal, pero eso no justifica el hacerlo. Muchos oficinistas, por ejemplo, hablan de "taipear" un texto, pero es porque olvidan o no saben que en español se puede decir "mecanografiar" o simplemente "teclear".

Eso de combinar los idiomas estará bien como chiste o jarana, por un momento de chifladura. Pero adoptado ya como estilo de expresión, lo sentimos, no nos convence. Sería como decir que el que chapurrea macarrónicamente un idioma está a la par con quien lo cultiva y lo domina perfectamente, porque cada uno tiene su estilo. Díganselo a García Márquez, que está a favor de eliminar la ortografía y la gramática. Por ese camino, vamos directamente al desbarajuste y la anarquía idiomáticas.

Según el citado artículo, los hispanos decimos -y podemos decir, porque es perfectamente aceptable- toda clase de disparates. Por ejemplo, nos dicen que "fafú" es nuestra versión de fast food, cuando tenemos "comivete". Luego, "bacunclíner" es vacuum cleaner, olvidándonos de "aspiradora", y "roofo" equivale a "techo". Lo que demuestra que la autora tampoco conoce las reglas prosódicas y ortográficas del español, pues no creemos que se pronuncie "ro-o-fo" (al estilo de "coordinar"), sino, en todo caso, "rufo".

Proclamar que el dialectal o coloquial "spanglish" es un idioma perfectamente aceptable es como darle carta de naturaleza al lunfardo o al caló. Son formas de habla de determinados grupos o regiones, pero no hay que ir al extremo de equipararlos, de darles categoría de igualdad con la castiza y hermosa lengua que nos legó Castilla.

Lo que importa procurar en el español, como en cualquier lengua de su jerarquía e importancia mundial es la unidad y no el fraccionamiento. Bastantes problemas ya tenemos en el planeta con las divisiones políticas, sociales y económicas, para venir a agregarles las idiomáticas. ¿Que piensan ustedes?
(Leer más en:http://www.mundolatino.org/nuestroidioma/bastardo.htm)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario, es muy importante para nosotros y para los amigos.