¿Quiénes somos?

Quienes hacemos La Plaga, somos tres educadores costarricenses que también hemos tenido alguna formación artística. Los tres somos defensores del idioma materno, aunque desde distintas posiciones. Uno es terriblemente dogmático, otro pragmático y el tercero, Roncahuita, que es el que firma, prefiere ocuparse de Cinearte, aunque hace sus contribuciones a La Plaga.


Tenemos a su disposición tres diccionarios (pulse sobre los enlaces para ir a ellos) :



Cuando hablen o escriban por favor...

" A SHAKESPEARE LO QUE ES DE SHAKESPEARE Y A CERVANTES LO DE CERVANTES."



domingo, 13 de junio de 2010

El lenguaje periodístico sujeto al negocio mediático


11/06/2010
La búsqueda de negocio como objetivo prioritario de los grupos de comunicación influye negativamente en la calidad lingüística del periodismo, según se desprende de las conclusiones del seminario «Los periodistas, maestros del español», que hoy publica la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA).

Durante los pasados días 1, 2 y 3 de junio, periodistas, lingüistas y académicos de España y América estuvieron reunidos en San Millán de la Cogolla, en un seminario organizado por la Fundéu BBVA y la Fundación San Millán con el objeto de examinar el nivel lingüístico de los periodistas que ejercen su profesión en español.

Para los especialistas allí reunidos, si bien hay muchos elementos que permiten valorar el papel de los periodistas en el desarrollo de la lengua, existen muchos otros aspectos que indican un cierto «declive del magisterio periodístico».

En las conclusiones, que hoy se han dado a conocer, se destaca en primer lugar el efecto perverso que sobre la calidad del idioma tiene el hecho de que la comunicación y el periodismo sean hoy principalmente un negocio donde resulta difícil diferenciar información, publicidad y propaganda ideológica.

La competencia entre los grupos empresariales, así como las posibilidades de inmediatez que brindan las nuevas tecnologías, obligan también al periodista a intentar ser el primero, aunque esto conlleve un uso incorrecto del lenguaje.

«El periodista ya no tiene la última palabra sobre su producto. Muchos medios ya no están en manos de periodistas, sino de empresarios y publicistas a los que no les importa quebrantar el lenguaje para vender», según se afirma en estas conclusiones, en las que se advierte también de la asunción de un modelo de lenguaje que intentan imponer los poderes económicos y políticos.

En el mismo documento se señala que el declive del magisterio periodístico se enmarca en una sociedad con una educación deficiente, bajos niveles de lectura y un lenguaje pauperizado, «en la que la ignorancia llega a considerarse una opción».

Frente a estas consideraciones, los ponentes del seminario destacaron otros elementos que permiten valorar el papel de los periodistas en el desarrollo del lenguaje.

«En la actualidad la norma académica se construye, en buena medida, en lo que marcan los medios de comunicación, sobre todo los escritos», ya que los medios —se añade— son escaparates de nuevas palabras.

En las conclusiones se destaca igualmente que existe en la sociedad una demanda lingüística que algunos medios, conscientes de ello, aprovechan, a través de programas o secciones, para difundir el buen uso del idioma.

En este seminario se abordó también el actual estado de la prensa del corazón que si bien, «en su mecánica, debe ser igual que cualquier otro tipo de periodismo» de un tiempo a esta parte, y sin generalizar, se está produciendo un proceso de coloquialización para aumentar las audiencias, que ha derivado hacia la vulgarización del idioma.

Sobre el lenguaje en Internet, los ponentes del seminario sostienen que se empiezan a vislumbrar nuevas fórmulas narrativas y un cambio de códigos que es necesario saber manejar para llegar a conocer el periodismo de calidad que también se desarrolla en la red. (Efe/Feu)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario, es muy importante para nosotros y para los amigos.