¿Quiénes somos?

Quienes hacemos La Plaga, somos tres educadores costarricenses que también hemos tenido alguna formación artística. Los tres somos defensores del idioma materno, aunque desde distintas posiciones. Uno es terriblemente dogmático, otro pragmático y el tercero, Roncahuita, que es el que firma, prefiere ocuparse de Cinearte, aunque hace sus contribuciones a La Plaga.


Tenemos a su disposición tres diccionarios (pulse sobre los enlaces para ir a ellos) :



Cuando hablen o escriban por favor...

" A SHAKESPEARE LO QUE ES DE SHAKESPEARE Y A CERVANTES LO DE CERVANTES."



lunes, 28 de febrero de 2011

PALABRAS Y DICCIONARIOS, UNA ALIANZA ENTRAÑABLE

Si como escribió María Elena Walsh en Fantasmas en el parque, la tribu de lectores de literatura es cada vez más exigua (suponemos que entendía por lectores a aquellos que no sólo leen, sino que entienden lo que leen y que, por eso, eligen cuidadosamente lo que leen), los lectores de diccionarios y enciclopedias deben de ser igualmente exiguos.

Los que los consultan a diario (¡qué digo «a diario»: a todas horas!) no se dan cuenta de que consultar las obras «de consulta» no es una costumbre que «suele tener la gente». Sin embargo, hoy, gracias a la virtualidad de la que todos dependemos cada vez más, es muy sencillo.

Por ejemplo, existe, como ya se comentó en esta columna, la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA), una institución cuyo principal objetivo es «impulsar el buen uso del idioma español en los medios de comunicación, cuya influencia en el desarrollo de nuestra lengua es cada vez mayor». Su dirección en la Web es www.fundeu.es y en Twitter se la puede consultar invocando @Fundeu.

Es muy interesante ver ciertas consultas que se le hacen. Para un argentino, «esquilmar» es un verbo transitivo que sólo puede significar «menoscabar, agotar una fuente de riqueza sacando de ella mayor provecho que el debido». Esta es la respuesta de Fundéu a la duda de un lector español: «Esquilmar no significa «conseguir algo ilegítimamente». El verbo esquilmar significa «menoscabar o agotar una fuente de riqueza sacando de ella más provecho que el debido». Son incorrectas, por tanto, las frases: «La Policía Nacional y la Guardia Civil han recuperado miles de piezas arqueológicas esquilmadas»; «Localizados cinco furtivos que habían esquilmado 70 kilos de percebes», ya que se esquilma el patrimonio arqueológico, pero las piezas se consiguen, se extraen, se exhuman, y se esquilma el banco de percebes, pero los kilos de estos crustáceos se extraen, se cogen, se mariscan, se arrancan... En los ejemplos citados debería haberse escrito, por ejemplo: «La Policía Nacional y la Guardia Civil han recuperado miles de piezas ilegalmente obtenidas»; «Localizados cinco furtivos que habían extraído ilegalmente 70 kilos de percebes».

Esta institución también ha creado en Twitter un lema gracioso y útil a la vez: «El diccionario es tu amigo» (y lo distingue así: Edeta), que utiliza cada vez que una consulta lo amerita. Es decir, cada vez que el consultante ha demostrado ser tan perezoso que no quiere molestarse en buscar él mismo la palabra, cuando, evidentemente, está usando una PC o una "notebook" y podría hacerlo perfectamente. (El Diccionario de la lengua española está en línea, también.)

Por supuesto, la mentora involuntaria de esta columna de hoy, María Elena Walsh, era una defensora acérrima del uso del diccionario. En una entrevista que le hizo el periodista Ezequiel Martínez, contaba que una vez había hecho un viaje en taxi, y el chofer le había dicho: «¡Mire qué suerte que la llevo, porque hace veinte años que le quiero hacer una pregunta! ¿Qué quiere decir "malaquita"?». Y concluía María Elena: «En cualquier diccionario lo podía encontrar, pero veinte años le llevó sacarse la duda. ¡Pobre hombre! Es muy triste la vida sin diccionarios».

(A propósito, por si alguien no recuerda qué significa «mentora», aquí está la definición del diccionario: «mentor, ra . (Del gr. Méntor, personaje de la Odisea , consejero de Telémaco). 1. m. y f. Consejero o guía. 2. m. y f. Maestro, padrino. Fue su mentor político . 3 . m. ayo».)

Y «malaquita» es un «mineral de carbonato de cobre, de color verde, susceptible de pulimento, que suele emplearse para chapear objetos de ornamento». Pero esta palabra, cuando también la usa Rubén Darío, cobra todo su esplendor, como en el poema A Margarita Debayle: «Éste era un rey que tenía / un palacio de diamantes, / una tienda hecha de día / y un rebaño de elefantes, / un kiosko de malaquita, / un gran manto de tisú, / y una gentil princesita, / tan bonita, / Margarita, / tan bonita, como tú».

Graciela Melgarejo


Tomado de :http://www.fundeu.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario, es muy importante para nosotros y para los amigos.