¿Quiénes somos?

Quienes hacemos La Plaga, somos tres educadores costarricenses que también hemos tenido alguna formación artística. Los tres somos defensores del idioma materno, aunque desde distintas posiciones. Uno es terriblemente dogmático, otro pragmático y el tercero, Roncahuita, que es el que firma, prefiere ocuparse de Cinearte, aunque hace sus contribuciones a La Plaga.


Tenemos a su disposición tres diccionarios (pulse sobre los enlaces para ir a ellos) :



Cuando hablen o escriban por favor...

" A SHAKESPEARE LO QUE ES DE SHAKESPEARE Y A CERVANTES LO DE CERVANTES."



lunes, 14 de febrero de 2011

¡Demasiado!

Colaboración de un lector:


La palabra "demasiado" es usada a menudo y correctamente como adjetivo para expresar que algo es en demasía, que sobrepasa la cualidad de excelente, por ejemplo, o bien cuando decimos ": "Usted ve demasiadas telenovelas". Como vemos aquí "demasiadas", adjetivo, se refiere a "telenovelas", sustantivo. Va antepuesto a éste y concuerda en género y número como debe ser. Pero su uso como adjetivo tiene variantes.


Como adverbio la forma demasiado es invariable y significa "excesivamente", como en el caso, "Usted discute demasiado", en el que "demasiado" modifica la acción del verbo "discutir".


Frecuentemente, la hemos escuchado usada por periodistas y personas consultadas por ellos en su modo adverbial de cantidad, como ejemplo en la expresión : " La película está demasiado divertida" . En este caso "demasiado" conserva su condición de adverbio y bien podría cambiarse por " está excesivamente divertida", con lo que le atribuimos un defecto al filme, es decir, que sobrepasa los límites de lo satisfactorio, de lo aceptable o deseable.


Claro, hay usos coloquiales muy divertidos como en la expresión "Eso es mucho con demasiado", que ponen colorido al habla popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario, es muy importante para nosotros y para los amigos.