¿Quiénes somos?

Quienes hacemos La Plaga, somos tres educadores costarricenses que también hemos tenido alguna formación artística. Los tres somos defensores del idioma materno, aunque desde distintas posiciones. Uno es terriblemente dogmático, otro pragmático y el tercero, Roncahuita, que es el que firma, prefiere ocuparse de Cinearte, aunque hace sus contribuciones a La Plaga.


Tenemos a su disposición tres diccionarios (pulse sobre los enlaces para ir a ellos) :



Cuando hablen o escriban por favor...

" A SHAKESPEARE LO QUE ES DE SHAKESPEARE Y A CERVANTES LO DE CERVANTES."



jueves, 29 de septiembre de 2011

El "tsunami" de la Academia de Madrid


Colegas de 'La Plaga contra los anglicismos':

 Con mi saludo, intervengo en su foro con esta colaboración que, para efectos de orden, dividiré  en: 1.- Antecedentes. 2.- Opinión. 3.- Propuesta. (Las siglas usuales corresponden a los diccionarios de la Real Academia: el de la lengua española y el panhispánico de dudas).
1.- ANTECEDENTES.- Me refiero a su publicación virtual de este dos de abril del dos mil once, que nos llama la atención acerca de un problema que ustedes bautizan "Puñaladas mortales al español de la propia Real Academia. ¿Preparan el tiro de gracia?"  A continuación consta un artículo  firmado por el señor editor de ´Áncora'/ "La Nación, C.R.", don Víctor Hurtado quien, abre su primer párrafo señalando que "En el DRAE no debe haber 'extranjerismos crudos'; es decir, palabras que no se sometan a las formas normales del español."  y, finaliza, escribiendo:  "Cuando una palabra es extranjerismo crudo, debe aparecer en el DPD, no en el DRAE; cuando se castellaniza su forma, puede figurar en el DRAE."  Y termina escribiendo el señor Hurtado: "La RAE no entiende que ya tiene dos diccionarios: el DRAE y el DPD, cuyos propósitos últimos se excluyen." Aún más, apunto yo, como ustedes en 'La Plaga' han aportado el siguiente epígrafe: "La futura intrusión de 'tsunami' en el DRAE es otra barbaridad de la Real Academia Española", don Víctor concluye: "La RAE sigue con su 'tsunami' de barbaridades'.
2.- OPINIÓN.- Coincido en todos los términos del artículo de Víctor Hurtado y en todos los extremos de vuestra preocupación, amigos de 'La Plaga'. Hace tiempo vengo denunciando el supuesto bilingüismo que predica el Estado como una forma de bimudismo. (Admiro el bilingüismo, pero no su remedo).  Ahora nos encontramos que la Academia de Madrid (no hablo de las criollas) nos receta las barbaridades que La Plaga comenta.  El famoso 'tsunami' es sencillamente, en castellano, 'maremoto' *. La ola gigante es una manifestación externa y patética de ese fenómeno. (Iba a añadir el adjetivo 'natural' aunque con Descartes aprendí a dudar de todo). Pronto, algún sabihondo nos va a inyectar el equivalente inglés de 'rompetierra' para sustituir al castizo terremoto.  (O, contrabandeará 'earthquake'). Porque en esto andan los madrileños, en tonterías, en pronunciar 'parlament'(en vez de parlamento, quizá para ganarse una barata sonrisa de los siempre adustos catalanes), y andan, además, en promociones mediáticas de gramáticas de cuatro mil páginas. Y, ¿para qué? ¿Acaso  no son suficientes la gramática de don Andrés Bello y un manual de reglas, ejemplos y ejercicios de cuarenta páginas?
3.- PROPUESTA.- La hipótesis a investigar la enmarco dentro de una pregunta: ¿Son un crimen contra los derechos humanos, los desaguisados oficiales contra un idioma? Si la respuesta fuere negativa, hay que dar el segundo paso: crear la 'Asociación de usuarios y usuarias del idioma', a manera de contraparte de Madrid. Si la respuesta fuere afirmativa, habría que examinar si las resoluciones académicas (la decapitación de la 'ch', por ejemplo y una larga lista de etcéteras) constituyen o no un desaguisado que podría empezar a considerarse material punible pues cuatro personas por idóneas que sean no  deben  decidir acerca de asuntos tan sensibles para cuatrocientos millones de hablantes. Nadie duda de que esta situación sea polémica, pero ahora la cuestión es saber si tal amenaza ¿constituye o no, algún tipo de violación a los derechos humanos de los ciudadanos y de los pueblos? Esto lo tendrían que estudiar los abogados. Una demanda ante la Corte de los Derechos Humanos, aun en el caso de no prosperar, sacaría la reflexión hoy apoltronada en cómodas salas de sesiones, a la calle, esto es, la llevaría a múltiples niveles de la geografía y de la conciencia hispánicas hasta entender que nuestro idioma es tan importante que, precisamente, por eso, no puede seguir en manos de cuatro especialistas por fabulosos que sean en el cultivo de las diversas ramas de la lengua y de la literatura. Con igual afán, pronto será hora de poner en marcha la mencionada Asociación de usuarias y usuarios del idioma, recordando que cuando la Iglesia se frivolizó, surgió Lutero. Éste debe ser el tercer paso.
Así, aunque algunos pinten canas y arrugas y, por paradoja, quizá, hoy se sientan traviesos adolescentes suprimiendo, por ejemplo, la tilde de guión, etc. (que ya empieza a sonar, 'guion' a la inglesa), a nosotros nos corresponde velar por la ortodoxia que garantice un futuro idiomático que asuma nuestras raíces: la tradición castellana que, en verdad, al margen de la península  ibérica, es, ya, una tradición indo-castellana.
Atte.,
Sergio Román Armendáriz,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Haga su comentario, es muy importante para nosotros y para los amigos.