¿Quiénes somos?

Quienes hacemos La Plaga, somos tres educadores costarricenses que también hemos tenido alguna formación artística. Los tres somos defensores del idioma materno, aunque desde distintas posiciones. Uno es terriblemente dogmático, otro pragmático y el tercero, Roncahuita, que es el que firma, prefiere ocuparse de Cinearte, aunque hace sus contribuciones a La Plaga.


Tenemos a su disposición tres diccionarios (pulse sobre los enlaces para ir a ellos) :



Cuando hablen o escriban por favor...

" A SHAKESPEARE LO QUE ES DE SHAKESPEARE Y A CERVANTES LO DE CERVANTES."



lunes, 28 de febrero de 2011

PALABRAS Y DICCIONARIOS, UNA ALIANZA ENTRAÑABLE

Si como escribió María Elena Walsh en Fantasmas en el parque, la tribu de lectores de literatura es cada vez más exigua (suponemos que entendía por lectores a aquellos que no sólo leen, sino que entienden lo que leen y que, por eso, eligen cuidadosamente lo que leen), los lectores de diccionarios y enciclopedias deben de ser igualmente exiguos.

Los que los consultan a diario (¡qué digo «a diario»: a todas horas!) no se dan cuenta de que consultar las obras «de consulta» no es una costumbre que «suele tener la gente». Sin embargo, hoy, gracias a la virtualidad de la que todos dependemos cada vez más, es muy sencillo.

Por ejemplo, existe, como ya se comentó en esta columna, la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA), una institución cuyo principal objetivo es «impulsar el buen uso del idioma español en los medios de comunicación, cuya influencia en el desarrollo de nuestra lengua es cada vez mayor». Su dirección en la Web es www.fundeu.es y en Twitter se la puede consultar invocando @Fundeu.

Es muy interesante ver ciertas consultas que se le hacen. Para un argentino, «esquilmar» es un verbo transitivo que sólo puede significar «menoscabar, agotar una fuente de riqueza sacando de ella mayor provecho que el debido». Esta es la respuesta de Fundéu a la duda de un lector español: «Esquilmar no significa «conseguir algo ilegítimamente». El verbo esquilmar significa «menoscabar o agotar una fuente de riqueza sacando de ella más provecho que el debido». Son incorrectas, por tanto, las frases: «La Policía Nacional y la Guardia Civil han recuperado miles de piezas arqueológicas esquilmadas»; «Localizados cinco furtivos que habían esquilmado 70 kilos de percebes», ya que se esquilma el patrimonio arqueológico, pero las piezas se consiguen, se extraen, se exhuman, y se esquilma el banco de percebes, pero los kilos de estos crustáceos se extraen, se cogen, se mariscan, se arrancan... En los ejemplos citados debería haberse escrito, por ejemplo: «La Policía Nacional y la Guardia Civil han recuperado miles de piezas ilegalmente obtenidas»; «Localizados cinco furtivos que habían extraído ilegalmente 70 kilos de percebes».

Esta institución también ha creado en Twitter un lema gracioso y útil a la vez: «El diccionario es tu amigo» (y lo distingue así: Edeta), que utiliza cada vez que una consulta lo amerita. Es decir, cada vez que el consultante ha demostrado ser tan perezoso que no quiere molestarse en buscar él mismo la palabra, cuando, evidentemente, está usando una PC o una "notebook" y podría hacerlo perfectamente. (El Diccionario de la lengua española está en línea, también.)

Por supuesto, la mentora involuntaria de esta columna de hoy, María Elena Walsh, era una defensora acérrima del uso del diccionario. En una entrevista que le hizo el periodista Ezequiel Martínez, contaba que una vez había hecho un viaje en taxi, y el chofer le había dicho: «¡Mire qué suerte que la llevo, porque hace veinte años que le quiero hacer una pregunta! ¿Qué quiere decir "malaquita"?». Y concluía María Elena: «En cualquier diccionario lo podía encontrar, pero veinte años le llevó sacarse la duda. ¡Pobre hombre! Es muy triste la vida sin diccionarios».

(A propósito, por si alguien no recuerda qué significa «mentora», aquí está la definición del diccionario: «mentor, ra . (Del gr. Méntor, personaje de la Odisea , consejero de Telémaco). 1. m. y f. Consejero o guía. 2. m. y f. Maestro, padrino. Fue su mentor político . 3 . m. ayo».)

Y «malaquita» es un «mineral de carbonato de cobre, de color verde, susceptible de pulimento, que suele emplearse para chapear objetos de ornamento». Pero esta palabra, cuando también la usa Rubén Darío, cobra todo su esplendor, como en el poema A Margarita Debayle: «Éste era un rey que tenía / un palacio de diamantes, / una tienda hecha de día / y un rebaño de elefantes, / un kiosko de malaquita, / un gran manto de tisú, / y una gentil princesita, / tan bonita, / Margarita, / tan bonita, como tú».

Graciela Melgarejo


Tomado de :http://www.fundeu.es/

viernes, 25 de febrero de 2011

¿Qué es eso de "sticker"? Marchamo, etiqueta, calcomanía.


Imagen del marchamo de revisión técnica vehicular.







Al aprobar la revisión técnica en alguna de las estaciones de la empresa española que realiza una actividad muy lucrativa (que debería estar a cargo del MOPT, así como la policía de tránsito hace lo suyo), nos dan una etiqueta engomada en la que consta la fecha de realización de la misma.

Para ese comprobante que debemos adherir al parabrisas de nuestro automóvil, camión, camioneta,etc., existen en español dos viejas palabras : "marchamo", "etiqueta" ( e incluso puede usarse "calcomanía".)

Pues ocurre que los reporteros de los telediarios y de algunas radioemisoras utilizan el anglicismo "sticker". ¿Pedantería? ¿Ignorancia? ¿Analfabetismo?.

Recientemente escuchamos a uno de ellos cuando denunciaba un supuesto acto de corrupción realizado por un médico, trabajador de la dirección general de tránsito, al circular sin placas de matrícula, preguntarle al susodicho doctor: ¿Dónde está el "sticker" de revisión técnica?

Insistiremos hasta el cansancio : los medios de comunicación deben educar, no maleducar y mucho menos corromper el segundo idioma materno más hablado en el mundo después del chino mandarín.

miércoles, 23 de febrero de 2011

¿Tráfico o policía de tránsito?

Policías de tráfico regulan el paso por una carretera.

Cualquiera diría que nos hemos ensañado contra los noticieros de la televisión costarricense. Pero es que no hay más que verlos unos minutos para darnos cuenta de que no solo abusan del sensacionalismo y exaltan el morbo con sus imágenes de crímenes, allanamientos de la policía , sino que parecen disfrutar del lo superficial y las imágenes amarillistas.

Capítulo aparte merece el atropello al idioma materno. En lugar de corregir el mal uso popular de nuestra lengua-el de un pueblo que casi no lee- evaden esta responsabilidad y más bien reafirman los errores.

Nos ocupamos hoy de la palabra "tráfico". Echamos mano a la institución encargada de establecer normas para nuestro idioma, la RAE. La misma define tal término así:

tráfico.

(Del it. traffico).

1. m. Acción de traficar.

2. m. Circulación de vehículos por calles, caminos, etc.


Como vemos, cuando los presentadores de noticias y reporteros hablan de "tráfico", están hablando de "policía de tránsito" o "guardia de tráfico".

Es incorrecto por tanto decir "El tráfico regulaba el tráfico en la carretera." Lo correcto es decir : "El policía (de tránsito) regulaba el tráfico (o el paso) por la carretera".

Los medios de comunicación masiva, tienen una gran responsabilidad en la educación del pueblo, esa tarea la comparten con nosotros, los educadores. ¡Asúmanla, por favor!

lunes, 14 de febrero de 2011

¡Demasiado!

Colaboración de un lector:


La palabra "demasiado" es usada a menudo y correctamente como adjetivo para expresar que algo es en demasía, que sobrepasa la cualidad de excelente, por ejemplo, o bien cuando decimos ": "Usted ve demasiadas telenovelas". Como vemos aquí "demasiadas", adjetivo, se refiere a "telenovelas", sustantivo. Va antepuesto a éste y concuerda en género y número como debe ser. Pero su uso como adjetivo tiene variantes.


Como adverbio la forma demasiado es invariable y significa "excesivamente", como en el caso, "Usted discute demasiado", en el que "demasiado" modifica la acción del verbo "discutir".


Frecuentemente, la hemos escuchado usada por periodistas y personas consultadas por ellos en su modo adverbial de cantidad, como ejemplo en la expresión : " La película está demasiado divertida" . En este caso "demasiado" conserva su condición de adverbio y bien podría cambiarse por " está excesivamente divertida", con lo que le atribuimos un defecto al filme, es decir, que sobrepasa los límites de lo satisfactorio, de lo aceptable o deseable.


Claro, hay usos coloquiales muy divertidos como en la expresión "Eso es mucho con demasiado", que ponen colorido al habla popular.

domingo, 13 de febrero de 2011

Más y más "espanglish" en Noticias Repretel.

Imagen de un ático en un edificio de San José,Costa Rica.

La televisión influye notablemente en el uso correcto o incorrecto del idioma.

Habíamos olvidado incluir un anglicismo "penthouse". Probablemente por este imperdonable error nuestro, los presentadores de noticias de Repretel lo usaron una y otra vez al ofrecer al público una información referente a un individuo extranjero que, al parecer, fue sacado de un edificio de apartamentos en Escazú.

Pero ya corregiremos el error. Lo incluiremos en nuestro Diccionario de anglicismos comunes.
La palabra en español, por cierto es fonéticamente bella : "ático".

Los áticos, por la vista que generalmente ofrecen, son preferidos por los inquilinos o propietarios de apartamentos.

La RAE, en la vigésima segunda edición de su diccionario, la define así:

ático, ca.

(Del lat. Attĭcus, y este del gr. ᾿Αττικός, del Ática).


5. m. Último piso de un edificio, generalmente retranqueado y del que forma parte, a veces, una azotea.

Entonces, amigos de Repretel, en español es "ático", nunca "penthouse", salvo que transmitan toda la noticia en inglés.

sábado, 12 de febrero de 2011

Reflexiones sobre el comentario de Jouet rustique.


‘A la primera lectura…’ de mi Carta finlandesa

(Para ponerle título al presente texto, he tomado en préstamo las palabras iniciales del comentario de un colega de ultramar...Y, también, he incluido en forma de gentilicio: ‘finlandesa...’)

Respuesta de don Sergio Román a Jouet Rustique:


(El comentario de Jouet rustique en:

1.- DICE NUESTRO COLEGA DE PARÍS: ‘A la primera lectura, este artículo (se refiere a mi Carta finlandesa) parece acertado, pero en realidad encierra puntos discutibles.’

OPINO.- Estoy de acuerdo con la mención a ‘puntos discutibles’.
De eso se trata. De no mantenernos quietos aceptando sumisos los dictados de la academia de Madrid que al legislar sobre ‘puntos’ que antes no ofrecían ninguna duda, al hacerlo, en vez de estimular la cohesión -yo temo- que esté iniciando la babelización de nuestra lengua.
(¿En qué molestaba la ‘ch’, por ejemplo, si todos aprendimos ‘a, b, c, ch, d’ etc.? Hoy mi nieto aprende ‘a, b, c, d, etc.’ Y, teniendo en la cartilla la palabra ‘chancho’ lee ‘canco’, o en lugar de ‘chile’, ‘cile’, porque ha perdido la asociación del sonido con el grafismo y porque la ‘h’ es muda. Se dice que expulsaron a la ‘ch’ del alfabeto, porque era un dígrafo, no una letra. Esto suena a tecnicismo, por no decir leguleyada, pues no se toma en cuenta el aspecto psicológico de un proceso de siglos. A esto llamo ‘‘babelización apoyada supuestamente en una ‘razón’… ¡innecesaria!’’)
No aspiro a decir la última letra en asunto tan complejo. Sólo aspiro, a manera de francotirador, correr el riesgo de que la inquisición me despeñe desde el campanario donde me he ubicado para reírme un poco de quienes, llamados a velar por la salud de nuestro idioma, hoy actúan como estrellas mediáticas promocionando gramáticas de cuatro mil páginas y otras linduras semejantes, cuando una gramática de cuarenta páginas, basta.

2.- DICE NUESTRO COLEGA: ‘El arrasamiento de nuestra lengua materna” no es el problema, sino el SINTOMA, y vuelvo a mi tema de siempre, el síntoma de un rechazo y de una pérdida generalizados de todo tipo de regla, que caracterizan la decadencia’.


OPINO.- De acuerdo, pero la radical cuestión de sobrevivencia que enfrentamos en medio de la selva (léase, ‘en medio de la decadencia colonial’) que nos extravía con sus aullidos y su cháchara, obliga a tener el pulso firme y la puntería fina para hundir nuestro dardo en el límite preciso que une y separa el síntoma -del problema-.

En esta faena nos ayudan los variados llamamientos de atención que llegan y atraviesan nuestra propuesta.

3.- DICE NUESTRO COLEGA: ‘

El “español” es el idioma del Estado España (es precisamente lo que le reprochan las Autonomías), y no lo son ni el catalán, ni el gallego ni el euskera. ¡Ojo!’


OPINO.- Nosotros hablamos y escribimos castellano, no ‘español’ que es un membrete político. Sin embargo, con intención polémica, mis ‘Cartas’ se dirigen al ‘(aún)’ idioma español’. El adverbio alude a la diferencia, a la sustancia en ebullición del debate.
Al margen, vale la pena enfatizar lo envidiable que es la valentía con la que los catalanes, gallegos y vascos defienden la independencia de sus territorios idiomáticos. En cambio, Madrid, arrodillada por las autonomías, charla y charla por la televisión monárquica (ojo, por su canal internacional) de ‘champions’, ‘estatut’, ‘galego’, ‘parlament’, ‘pelis’, en vez de emplear nuestros vocablos naturales.
A este respecto, creo que ha sonado la hora de rescatar las tesis de Andrés Bello (1781-1865), el libertador de nuestra cultura e institucionalidad, quien, en su ‘Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos’ (1847), establece el objetivo y el rumbo de la lid pues, en el prólogo, ya señala que sus lecciones se dirigen a los habitantes de Hispanoamérica. ¡Esto es independencia!
(Entre paréntesis, insisto en la urgencia de tensar hasta reventar el cordón umbilical con Castilla de cuya grandeza sólo queda hoy su patética sumisión a la europeización que representa Bruselas, lo cual implica el tiro de gracia a la relación profunda con nuestros países. Si allá quieren ser europeos, ciento por ciento, está bien, es su derecho, pero, ¿qué van a hacer con las Islas Canarias, Ceuta y Melilla? ¿Van a modificar el globo terrestre? Aunque cualquier decisión no nos importe, su pronunciamiento nos debe ayudar a entender por donde anda esta procesión, lo cual permitirá asumir, a tiempo, las protecciones pertinentes.)

4.- DICE NUESTRO COLEGA: ‘Creo que el “indocastellano” es una quimera, porque un solo idioma no puede abarcar la cultura y el entorno natural de pueblos tan dispares como los huicholes, los guaraníes, los aymaras o los mapuches. O ya existe, y es el español tal y como lo concibe la Real Academia Española, con la impresionante lista de las variantes de significados locales que ofrece para casi todas las palabras.’

OPINO.- Por supuesto, el indocastellano irá adoptando distintas combinaciones. Verbigracia, en mi Ecuador, y en el Perú y en Bolivia podríamos intentarlo con el quichua.Sin embargo, sobre todo, quimera o no, el indocastellano es un instrumento estratégico, una espuela retórica que atiza la distancia con los peninsulares y con los estadounidenses. Si tenemos, como pueblos, que ser bilingües, lo tendremos que ser, primero, (digo, -primero-) con nuestras culturas originarias. Por eso, marcamos la cancha y nos refugiamos en ese extremo para construir, sobre bases sólidas, a la hora del ¡alto al fuego! Es una metáfora. Perseguir la estrella polar. El navegante nunca la alcanza pero en su búsqueda llega al nuevo puerto. Yo apunto, aquí, la opción gruesa. Otros vendrán a cumplir la tarea fina. Ésta es una faena que, abarcará, por lo menos, una centuria.


5.- DICE NUESTRO COLEGA:
‘Para concluir, ojo con la tentación de la tribalización y, por favor, ¡no hagan un análisis sintomático de los problemas lingüísticos actuales!’

OPINO.-Se subraya, de nuevo, la dicotomía ‘problema versus síntoma’ a la que me referí en el primer acápite.
En lo que a ‘tribalización’ concierne (suponiendo que estemos coincidiendo en la denotación del vocablo), no me preocupa si, por ejemplo, la cultivamos por medio de los recursos de la interred para pastorear no sólo la ortodoxia de la expresión sino, para arribar, sobre esa base, a la creación pragmática de un mercado que sostenga una industria cultural propia y otras manifestaciones estructurales de la economía.
En resumen, siento que nada de fondo me distancia del colega de ultramar, a quien agradezco su preocupación por estos temas. Creo que él y yo estamos embarcados, al igual que Eduardo, en la misma y atrevida navegación, a velamen desplegado.
Hoy cumplo 77 febreros, doble placer el compartirlo con estas reflexiones motivadas por las certeras acotaciones y ágiles banderillas expuestas en "Jouet rustique".

Sergio Román

Texto con introducción completa en: http://www.sergioroman.com/

lunes, 7 de febrero de 2011

Intercambio de mensajes con Gobierno Digital

La imagen es un recorte de la portada del sitio virtual "Gobierno digital".

RECLAMO DE GENERACIÓN REBELDE


Gobierno digital

Estimados señores

Hace siete meses, la Defensoría de los habitantes, les solicitó mediante el OFICIO N° 07244-2010-DHR, cumplir con lo estipulado en la la ley 7623, en su artículo 1, inciso e) que obliga a escribir en correcto español los documentos públicos, las publicaciones y revistas de la Administración Pública.

A la fecha siguen exhibiendo los anglicismos "weblinks" y "e-mail", en vez de "enlaces" y "correo electrónico". ¿Comprendemos que nuestra opinión de humildes ciudadanos les importe poco, pero...¿Y la solicitud de la defensoría?.

Les rogamos darnos una razón por la cual no han atendido tal solicitud, ya que consideramos que técnicamente es un asunto muy simple de resolver.

Grupo Roncahuita

Bitácora Generación Rebelde.


RESPUESTA DE GOBIERNO DIGITAL


El 4 de febrero de 2011 15:25, Consultas escribió:

Don Roberto, usted es tan amable de regalarme un número de teléfono para poder conversar con usted.


GENERACIÓN REBELDE CONTESTA:


7 de febrero del 2011

Gobierno digital

Estimados señores


Nuestro único interés como profesionales de la educación, es la defensa de nuestra lengua materna.En esa quijotesca lucha estamos.

Ahora bien, el asunto del cual nos ocupamos es de interés público. Para cumplir con el mandato de una ley no es necesario pedirle autorización a nadie.

Por eso no nos explicamos el motivo por el cual ustedes quieren tratar el asunto de manera privada por medio de la vía telefónica. Sin embargo, lo haremos con gusto-le enviaremos nuestro número telefónico- si está de acuerdo en que grabemos la conversación para poder reproducirla como texto en nuestra bitácora ("blog").

Como dato curioso, varios ministerios e instituciones de gobierno atendieron nuestra solicitud, entre ellos el MEP y el Teatro Nacional cuyas páginas virtuales exhiben ahora orgullosamente sus textos, en correcto español.


Atentamente,por Generación Rebelde,


Roberto Sánchez


De Gobierno Digital:


Don Roberto no es porque queramos tratar nada en forma privada, sencillamente es para poder consultarle mejor de los lugares en los que usted indica tenemos los anglicismos por usted mencionado, ya que según nosotros ya los hemos eliminado, y ya no sabemos dónde buscar.


De la Plaga:


Srs. Gobierno digital
Estimados señores:

Entonces no es necesario. Adjunto un recorte de la página virtual de Gobierno fácil. Solo pulse sobre "Búsquedas" y encontrará el anglicismo "Weblinks" que puede sustituir en correcto español por "Enlaces" o si quiere ser más explícito ; "Enlaces en internet" o "Enlaces en la red". Todo parece indicar que ya eliminaron lo de "E-mail".

Siendo así, pues esperamos que como ente gubernamental en pocos días den el ejemplo, que ya un numeroso grupo de empresas privadas hacen en internet.

Agradecemos su atención y su voluntad de no seguir estimulando el uso de ese esperpéntico adefesio llamado "Espanglish" y el "bimudismo", ( que no es lo mismo que el bilingüismo) en nuestro país.

Respetuosamente,

Por Generación rebelde,

Roberto Sánchez

De Gobierno Digital:

En este caso estamos tratando de hacer dicho cambio, pero no es tan sencillo, ya que esta es una aplicación que ya trae esta palabra por defecto y no tenemos acceso a realizar ese cambio, nosotros solo podemos manipular los accesos a las diferentes páginas, por lo que estamos haciendo lo que está a nuestro alcance para hacer dicho cambio.

De Generación rebelde:

Señores
Gobierno Digital

Agradecemos sus esfuerzos. Sabemos que en el campo de la informática esos es posible para un hábil programador.

Roberto Sánchez
Generación Rebelde

sábado, 5 de febrero de 2011

El bimudismo hispanoamericano

CARTAS AL IDIOMA CASTELLANO

Siete fragmentos tomados de la respuesta que Sergio Román acaba de emitir sobre un ‘corto’ llamado EDUCACIÓN FINLANDESA, reflexión que ahora pretende compartir con sus colegas, los profesores de ‘Español’ de Hispanoamérica

1.- Aseguro que la peor corrupción no es el asalto visible a los bienes públicos, sino el asalto invisible a las neuronas privadas, empezando por el arrasamiento de nuestra lengua materna, dentro y fuera del aula.

2.- Desde 1975 convivimos con una mentira, con un nombre que no le corresponde a la asignatura que impartimos pues el idioma que bostezamos llaman castellano –debe llamarse, ‘indocastellano-‘, no español (membrete político que abarca además el catalán, el gallego, el euskera, etc.) y se lo ha bautizado, así, en un intento por mantener una unidad que está desmembrándose por obra y gracia de esa pugna ibérica obsesionada por transformar las comunidades autónomas en estados independientes (de Madrid) pero dependientes de Bruselas. ¡Paradoja!

3.- En el 'corto' observado ('La educación en Finlandia'), no se habla de cómo trata Finlandia su propio idioma pero, por lo que se cuenta, allá le dan la atención que merece sin descuidar el inglés, cultivando así un verdadero bilingüismo, no su copia patética, el bimudismo hispanoamericano.

4.- La miseria no radica sólo en la ausencia del satisfactor material oportuno y adecuado, sino en la ausencia de un idioma espejo de un cerebro -y viceversa- que sirva para captar la progresiva complejidad del mundo. Y expresarla.

5.- En resumen, para nosotros, colegas, sin un indocastellano consistente y sin esa dialéctica con el entorno, no hay comprensión posible de nada, y sobre esa incomprensión tampoco se podrá levantar el edificio de las competencias de las que se habla ahora como novedad o salvación escolar dentro del esfuerzo plural por conformar una real Comunidad de Aprendizaje (CAP), en lo cual, según se dice, Finlandia se ha coronado campeona del mundo.

6.- De esta manera, Finlandia equivale a "lo que debe ser… ¡hecho!" (o sea, significa dar un paso más allá de la utopía). Sin embargo, mientras aplaudimos esa experiencia, el peligro radica en olvidarnos -con tranquilidad de conciencia- de lo que NO hacemos.

Por Sergio Román Armendáriz

http://www.sergioroman.com/